Auntie es la forma cariñosa que se usa en inglés para decir tía, en concreto tía abuela.

A la hora de crear la marca que nos definiría de un modo u otro, teníamos dos cosas claras:
una era lanzarnos en el idioma universal, la otra,
condensar en una palabra todos esos valores que queríamos compartir.

Los valores se comparten cuando se ama. Nosotros amamos a quien tenemos cerca, familia y amigos.
A quien más cerca tuvimos, nuestra tía Carmen.

Auntie. Una palabra amable, con un tono cariñoso y hacia una persona que nos lo enseñó todo.
No podíamos rendir mejor homenaje a nuestra gran protagonista.

Carlos y Roberto Valle. Dos hermanos que siempre han sido niños.

Éramos muy pequeños cuando fuimos atrapados por el arqueólogo más famoso de la historia, por unos juguetes que adoraban a un tal Andy, atrapados para siempre por las emociones que transmitían.
Empezamos a rodar nuestros propios gags y poco a poco todo empezó a tomar un tono más profesional.

Carlos estudió Bellas Artes en la Universidad de Castilla – La Mancha, en Cuenca, donde realizó sus dos primeros cortometrajes, La silla de la vida y Hombres de campo. Después estudió Montaje y Postproducción en la escuela Septima Ars de Madrid.

Roberto estudió Guion de Cine y Televisión en la escuela Septima Ars de Madrid y Animación 3D en Pluralsight, donde creó su primer cortometraje, Segundito.

Los artistas ruedan al ritmo de sus emociones.

Dicen que hay narradores y artistas.

Un narrador cuenta muy bien lo que haga falta, pero no lo siente, no le importa.

Un artista cuenta lo que no le queda más remedio que contar, rueda al ritmo de su propio sentir.

En Auntie son las emociones las que quieren llegar hasta ti, tú eres el fin último hacia el que se dirigen. Nosotros somos el medio que lo hace posible.